Barbadillo

Escrito el 14 abril 2012 a las 10:30 pm por AntonioBustillo Sin respuestas

El vino encierra el alma de la tierra que lo ha visto nacer. Su clima, su gastronomía, su historia, su cultura… Todo aquello que marca su personalidad y lo hace diferente. En un pequeño paraíso del sur de España, Sanlúcar de Barrameda, la familia Barbadillo embotelló la primera manzanilla en 1821. Desde entonces, esta empresa tan familiar como centenaria no ha dejado de crecer.

Lo que comenzó siendo una bodega productora de manzanillas, vinos de Jerez y brandies, se ha convertido en una gran compañía de gran proyección internacional que ha incorporado bodegas en otras Denominaciones de Origen como Bodegas y Viñedos Vega Real en la D.O. Ribera del Duero, Bodega Pirineos en la D.O. Somontano y otras empresas complementarias del sector agroalimentario tales como Sierra de Sevilla, comercializadora de productos ibéricos selectos 100% bellota. Norte, Sur, Este y Oeste…

Barbadillo Co ha seleccionado lo mejor de nuestra tierra para crear un porfolio de productos con el que conquistar a sus clientes.

Y lo ha conseguido.

Actualmente, la compañía está más que presente en los mercados internacionales y continúa su expansión.

Pasado, presente, futuro…           Esfuerzo, ilusiones, proyectos…            Tradición, experiencia, valentía…       Casi 200 años de historia resumidos en tres palabras:

Alma, corazón y vida.

 

 

Historia

El origen de todo. El alma de la empresa.

Barbadillo es sur y es mar. Es Cádiz y es viento de levante.

Es Sanlúcar y es tradición. Es bodega centenaria y es futuro.

Su historia se remonta a 1821, año en el que empezó a elaborar manzanilla. Desde entonces, Barbadillo no ha dejado de evolucionar buscando siempre vinos que sorprendan y dejen huella.

Vinos únicos nacidos de la perfecta mezcla entre el alma de una tierra increíble, la albariza, y el corazón de nuestros enólogos. Expertos profesionales que ponen la sabiduría de una vida al servicio de la creación y la innovación.

Vinos como Castillo de San Diego, uno de sus emblemas. Nacido en 1975, es probablemente el vino blanco más vendido en España. Uno de los iconos más representativos de la calidad de vida y del disfrute del Sur.

Manzanillas, jereces, brandies, vinos de la Tierra de Cádiz… Son muchas y muy valiosas las joyas que Barbadillo guarda en sus bodegas.

 

D.O. MANZANILLA SANLÚCAR DE BARRAMEDA

LAS MANZANILLAS

Dentro de la Denominación de Origen “Jerez-Xérès-Sherry” y “Manzanilla – Sanlúcar de Barrameda”, la bodega presenta una cuidada selección de productos:

Manzanilla Muy Fina: Nuestra manzanilla más joven y alegre presenta un color amarillo pajizo pálido. Su aroma es fragante con notas de levadura y recuerdos marinos y su sabor muy fino y afrutado, con un paso en boca amable y punzante.

Solear: Descubre la increible mezcla de aromas de Solear: mar, frutos secos, aceitunas, camomila… Avalada por seis generaciones de la familia Barbadillo, Solear es una manzanilla con carácter, llena de elegancia y finura. Sus años de crianza bajo velo de flor la hacen única. La manzanilla con mayúsculas.

Manzanilla “en Rama”: Seleccionada entre las botas más viejas de nuestras soleras, esta manzanilla se embotella directamente de la bota, “en rama”. Es la única que nos ofrece cuatro sacas, cada una con sus matices y sus características organolépticas: primavera, verano, otoño e invierno.

 

D.O. JEREZ-XÉRÈS-SHERRY

LOS JERECES MÁS SELECTOS

Nuestras soleras centenarias aportan a esta gama de jereces una vejez excepcional. Los paladares más exigentes coinciden: sutileza en estado puro.

Príncipe: Color ámbar limpio y brillante. Nariz intensa, elegante y seductora. Notas salinas, de avellanas y tostados. Buen equilibrio en boca, largo recuerdo. La sequedad propia del mejor de los amontillados refuerza su complejidad.

Cuco: De color caoba, su aroma trae recuerdos de las maderas nobles de su crianza y notas de frutos secos. Untuoso y seco al paladar, este vino oloroso nunca deja indiferente.

Obispo Gascón: De precioso color ámbar brillante, en nariz es intenso con notas de maderas finas, almendras, canela y nuez moscada. En boca es seco, potente y poderoso a la vez que fino y delicado. Un vino espectacular.

San Rafael: Su color caoba está lleno de matices. Su nariz es intensa y su sabor redondo y dulce sin empalagar. Un vino “Amoroso” que se distingue por su suavidad.

Eva Cream: Este vino de color caoba, en nariz es intenso con recuerdos de maderas nobles, frutos secos, ciruelas y pasas. En boca es denso, sabroso y seco pero con un recuerdo dulce. Su paso es untuoso y suave al paladar.

La Cilla: Su color caoba complementa una nariz con notas de ciruelas, pasas y chocolate. En boca es untuoso y suave al paladar, con postgusto largo. Un vino vigoroso y equilibrado.

LAS SOLERAS MÁS EXCLUSIVAS

“Vinum optimun rare signatum”. Joyas enológicas que han aguardado en soleras de más de 30 años el momento oportuno para sorprender a los expertos.

Amontillado: Color caoba. Elegante y complejo aroma con notas de frutos secos, recuerdo de las criaderas de manzanilla de su origen. Amable en boca con largo final. Seco y expresivo.

Oloroso Seco: Su color caoba oscuro promete aromas complejos. Destacan las notas de madera curtida con recuerdos a nuez, especias, caramelo y cacao. Un vino con cuerpo, equilibrado y de final muy largo.

Palo Cortado: De color oro viejo, sus matices aromáticos nos traen almendras tostadas, nueces y pasas. En boca es amable y equilibrado. Su tacto suave y persistente.

Oloroso Dulce: Color ámbar caoba. Aroma con recuerdos a cuero, torrefacto, vainilla y solera. Paladar suave y cálido con toques de nuez y pastelería. Un vino rotundo como su antigüedad.

LOS VINOS MÁS CENTENARIOS

Algunos vinos trascienden la edad natural del hombre, por eso sólo bodegas centenarias como Barbadillo pueden ofrecer exquisitos vinos como estos que, desde la primera mitad del siglo XIX, han sido testigos del paso del tiempo.

RELIQUIAS: Estos Jereces son síntesis y relato de la historia de seis generaciones de Barbadillo en Sanlúcar de Barrameda. Vinos venerados por su vejez. Exclusivos. Ideales para meditar, para conversar, para culminar una magnífica comida… Si los pruebas no los olvidarás.

 

D.O. BRANDY DE JEREZ

LOS BRANDIES

Dicen que, en el sistema de Criaderas y Soleras, el Brandy “viejo” enseña al nuevo. Debe ser. Los nuestros han aprendido mucho.

Brandy Solera Gran Reserva: Debido a su gran vejez, su producción es obligadamente limitada. Cada botella es numerada y firmada por el capataz de la bodega, responsable de proteger tan valioso brandy.  De intenso color ámbar-caoba dorado, con reflejos verdosos, aroma punzante y complejo de carácter balsámico, con notas vainilladas de roble, este brandy es el acompañante ideal de una larga y plácida sobremesa.

Brandy Solera BB: De carácter arrollador y diferente, este Brandy Solera llega dispuesto a romper moldes. Caoba con reflejos dorados, fragante con notas especiadas de roble, suave y sedoso. Descubre su lado más seductor, ideal para las copas largas de la noche.

 

D.O. VINAGRE DE JEREZ

EL VINAGRE DE JEREZ

Antiguamente, cuando un vino se “desviaba” a vinagre se le denominaba eufemísticamente  “vino para guiso” y se comercializaban sólo entre empleados, familia y amigos.

Hoy día el Vinagre de Jerez ha recuperado el lugar que le corresponde y se ha revalorizado como uno de los condimentos tradicionales de la dieta mediterránea.

Elaborado mediante la acetificación natural de Manzanilla, nuestro vinagre debe su amplia gama aromática así como su armonioso e intenso bouquet a su prolongada crianza y a los excelentes vinos de los que procede.

Además, nuestra reserva familiar se presenta en un formato innovador, el pulverizador, que permite disfrutar con comodidad de un vinagre con solera.

 

VINOS DE LA TIERRA DE CÁDIZ

Onduladas colinas bañadas por los vientos cálidos de poniente y la suave brisa del Atlántico. Sólo una tierra como Cádiz podía dar vinos tan amables y tan alegres. Sur en estado puro.

 

Castillo de San Diego: Número uno en ventas de vino blanco, Castillo de San Diego es un icono para la bodega y un referente a nivel nacional. Floral, afrutado, armonioso, ligero… Más que un vino, Castillo de San Diego es una forma de ser.

Maestrante: Nuestro blanco semidulce es un vino limpio y brillante, de color amarillo pálido. Con nariz franca y aromas delicados de flores blancas. Su gusto, ligeramente dulce, recuerda a las uvas de las que procede: 100% Palomino.

Beta: El primer brut andaluz nacido de la aplicación del método tradicional – con segunda fermentación en botella – a un vino base de uva Palomino y Chardonnay. Amarillo dorado pálido, con aroma de fruta blanca madura y recuerdos de pastelería, en boca es fresco y elegante con un paso delicado y original. La apuesta más innovadora de Bodegas Barbadillo.

EL TINTO MÁS ANDALUZ.

Fruto de la innovación y de la mezcla de cinco varietales, mimadas en nuestra Viña Gibalbín, nace el primer vino tinto andaluz. Uno de los más sorprendentes logros de Barbadillo.

Gibalbín: Nacido de la fusión y la originalidad. De la mezcla de uvas tradicionales como Tempranillo, Cabernet, Syrah y Merlot con la Tintilla de Rota. La uva autóctona que le da ese carácter andaluz que lo hace único y sorprendente.

Gibalbín con crianza: Color rojo rubí intenso y nariz de frutas negras escarchadas, equilibradas con la vainilla y el tostado de la madera. En boca carnoso y aterciopelado, de paso amplio y suave, con un largo postgusto muy rico en matices. Un tinto sorprendente con crianza en roble.

 

D.O. RIBERA DEL DUERO

BODEGA VEGA REAL

Vega Real es tradición y experiencia. Respeto y mimo. Paciencia y espera. La esencia del “terroir”. El corazón de la Ribera del Duero.

Vinos forjados con un clima inimitable en un lugar único. Vinos que se distinguen por su intenso color, sus armoniosos aromas y su carnosidad. Vega Real tiene el secreto para lograr vinos mágicos.

No toda la ribera del río Duero, es Ribera del Duero. Nuestros vinos sólo se dan en una región concreta y particular, allí donde la naturaleza es única y la tierra especial. Donde las uvas nacen para ser adoradas.

Vega Real Roble: De intenso color rojo oscuro con ribetes púrpuras, su aroma a frutos rojos con toques de fruta madura y madera tostada, anticipa una entrada limpia en boca. La fuerza de su juventud deja una sensación suave y fresca.

Vega Real Crianza: Su color rojo picota con ribetes cereza se complementa a la perfección con su aroma a frutos rojos, cacao, vainilla y especias. Equilibrado como pocos, este vino, untuoso y pleno, nos regala un retrogusto largo y persistente.

Vega Real Reserva: Intenso color picota y aromas tostados de madera con ligeros tonos balsámicos. De entrada limpia y potente, este sabroso vino de capa alta sorprende por sus taninos dulces.

 

D.O. SOMONTANO

BODEGA PIRINEOS

Fundadora del origen Somontano, Pirineos cuenta con el apoyo de más de 200 viticultores de la Cooperativa Comarcal.

Un histórico viñedo de secano adaptado al medio rural. Respeto por el pasado. Tradición. Apuesta por el futuro. Innovación. Variedades foráneas conviviendo con variedades autóctonas de gran valor enológico. Mestizaje.

Así consigue Pirineos vinos inimitables. Vinos sólidos, originales y personales. Vinos que triunfan en todo el mundo. Puro Somontano.

EL ROSADO CON MÁS CHISPA

Alquézar: El rosado con la aguja más refrescante combina Tempranillo, Moristel y Garnacha para ofrecernos un vino de color fresa, con sabor afrutado y ligeramente abocado, ideal para los paladares más jóvenes.

LOS CLÁSICOS DE ARAGÓN

Montesierra Blanco: Este extraordinario vino blanco  suma al carácter frutal de sus variedades Chardonnay y Macabeo, una elegante expresión llena de frescor y finura. Su aroma recuerda a cítricos, flores blancas y macedonia de frutas. Su suavidad lo hace muy apetecible y fácil de beber.

Montesierra Rosado: Elaborado con Tempranillo y Garnacha, el rosado más típico del Somontano tiene un característico color fresa intenso. En su expresión frutal se percibe la frescura de la grosella negra, el melocotón, la mandarina o la hierbabuena. En boca es suave y cremoso, con una ligera acidez.

Montesierra Tinto Joven: Las variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Moristel, procedentes de muy diversos viñedos del Somontano, se adaptan para elaborar vinos jóvenes. Presenta un aroma fresco a grosella negra, cerezas y menta.

Montesierra Crianza: La combinación más tradicional de los crianzas de Somontano: Tempranillo, Moristel y Cabernet Sauvignon. Un vino de color profundo, redondo en boca y con una gran expresión aromática. Frutas como la grosella negra o la fresa en mermelada comparten protagonismo con la vainilla y unos deliciosos toques de barrica.

Montesierra Tinto Ecológico: De las variedades Tempranillo y Merlot y de una elaboración, respetuosa con el medio ambiente y con el paisaje, nace este vino afrutado, rico, equilibrado y con una atractiva personalidad que responde a los valores de la enología moderna.

LA RESERVA MÁS EMBLEMÁTICA

Señorío de Lazán: El Reserva más antiguo de la zona. El precursor de Somontano. Añada tras añada sus valores se mantienen. Personalidad y potencia se acompañan de finura y elegancia. Grosella negra, pimienta, clavo, cítricos o café expresan su diversidad aromática. En boca es sabroso, lleno de dulzor y redondez. Sin duda, una referencia histórica.

 

LAS MEJORES SELECCIONES

Pirineos Selección Mesache Blanco: Este vino nace como un perfume. Se construye el aroma, a partir de un nivel de fruta muy alto, añadiendo porciones de vinos que enriquecen el conjunto. Como en un ramo de flores y frutas. Aroma fresco, con notas de lima, fruta de la pasión, especiado de los claveles y cítricos del azahar, bajo un lecho de rosas de Bulgaria.

Pirineos Selección Mesache Tinto: En este vino tinto se encuentra la fruta en toda su pureza. La fresa de la garnacha, la frambuesa del Cabernet, la ciruela y la violeta de la Syrah y la pimienta de la Parraleta recuerdan a aromas de un claro del bosque umbrío. Dulzor y frescor se funden para sentir la fruta en todo su esplendor.

Pirineos Selección Merlot Cabernet Crianza: Un vino modelado para aunar la potencia con la cremosidad. Nariz diversa, por sus uvas elaboradas en su lado más amable, buscando matices y racialidad. Una madera fundente con una fruta sabrosa desplegando notas de toffe y café. Su lado cítrico promete longitud y durabilidad a la fruta.

Pirineos Selección Merlot Cabernet Rosado: Un vino pensado para que su aroma sea importante. Nariz con aromas de cerezas y grosellas en el lado más fresco del vino y violetas y frutas en su lado más maduro. La boca inapelable con un dulzor que invita a beber.

Pirineos Selección Gewürztraminer: Un blanco nada evidente. Esta uva exuberante es matizada para explorar su vertiente más fresca, dando paso a los cítricos y a la fruta de la pasión antes que a las rosas de Bulgaria. La fruta se sustenta en una boca llena de dulzor como una jugosa fruta madurada en el árbol.

Pirineos Selección Merlot Cabernet Rosado: Un vino pensado para que su aroma sea importante. Nariz con aromas de cerezas y grosellas en el lado más fresco del vino y violetas y frutas en su lado más maduro. La boca inapelable con un dulzor que invita a beber.

 

LA PRESTIGIOSA SELECCIÓN MARBORÉ

Pirineos Selección Marboré: La síntesis del Somontano. De la fusión de uvas autóctonas e internacionales proceden la diversidad aromática y la diferenciación. Del mejor viñedo, vendimiado en su madurez óptima, la concentración, la potencia de fruta y la untuosidad en boca. Atributos propios de los grandes vinos.




Deje su respuesta

Debe estar registrado para escribir un comentario.


Publicidad Lateral
Anuncios Anuncios Anuncios Anuncios Anuncios